MINISTERIO APOSTOLICO Y PROFETICO

DEVOCIONAL Y ORACION DE LA MAÑANA DIOS TE A DADO PROMESAS MUY GRANDES PARA QUE VIVAS EN BENDICIÓN OBEDECIÉNDOLO Y CRECIENDO EN EL DEVOCIONAL Y ORACIÓN DE LA MAÑANA Dios, por su poder, nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción, al hacernos conocer a aquel que nos llamó por su propia grandeza y sus obras maravillosas. Por medio de estas cosas nos ha dado sus promesas, que son muy grandes y de mucho valor, para que por ellas lleguen ustedes a tener parte en la naturaleza de Dios y escapen de la corrupción que los malos deseos han traído al mundo. Y por esto deben esforzarse en añadir a su fe la buena conducta; a la buena conducta, el entendimiento; al entendimiento, el dominio propio; al dominio propio, la paciencia; a la paciencia, la devoción; a la devoción, el afecto fraternal; y al afecto fraternal, el amor. Si ustedes poseen estas cosas y las desarrollan, ni su vida será inútil ni habrán conocido en vano a nuestro Señor Jesucristo. Pero el que no las posee es como un ciego o corto de vista; ha olvidado que fue limpiado de sus pecados pasados. Por eso, hermanos, ya que Dios los ha llamado y escogido, procuren que esto arraigue en ustedes, pues haciéndolo así nunca caerán. De ese modo se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Pedro 1:3-11 =DHH DESDE HOY LAS PUERTAS SE TIENEN QUE ABRIR PARA TI SOLO SI HACES LO QUE DIOS DICE.

vie

10

feb

2012

PALABRA DE BENDICION PARA HOY

Digo, pues: Andad en el Espíritu...” (Gal_5:16).

¿Qué significa andar en el Espíritu? Algunos piensan que esto es complicado e impracticable, pero en realidad no es así. Veamos cómo sería un día caminando en el Espíritu:
Primero, comienza el día con oración. Es necesario que confieses todo pecado conocido ya que así te dispones para que Dios te use como vaso limpio. Pasa un tiempo de alabanza y adoración; esto afinará tu alma. Entrégale las riendas de tu vida, y así estarás preparado para que el Señor viva Su vida a través de ti. En este acto de compromiso y entrega: “renuncias a hacer planes y le cedes el gobierno de tu vida”.
En seguida, abres tu Biblia y te alimentas de la Palabra de Dios. Aquí recibes un bosquejo general de la voluntad de Dios para tu vida. Y también puede que recibas de Dios alguna instrucción específica para hacer frente a tus circunstancias presentes.
Después de pasar este tiempo en quietud, te levantas para hacer todas las cosas que están al alcance de tu mano. Por lo general éstas son las obligaciones comunes, rutinarias y mundanas de la vida. Aquí es donde mucha gente tiene ideas equivocadas. Suponen que caminar en el Espíritu no tiene nada que ver con el mundo de los delantales y guardapolvos. Es precisamente en este terreno donde debemos ser fieles y diligentes, llevando a cabo nuestro trabajo diario.
En el trascurso del día, cuando te acuerdas de algún pecado cometido, lo confiesas y abandonas. Al hacer memoria de Sus bendiciones lo alabas, dispuesto a obedecer a todo impulso para hacer el bien y rechazar toda tentación al mal.
Es importante que sepas y aceptes que todo lo que sucede durante el día es Su voluntad para ti. Las interrupciones vienen a ser oportunidades para ministrar. Las decepciones forman una parte importante de Su plan así como lo son las llamadas telefónicas, cartas, visitantes, etc.

“De la misma manera que dejas toda la carga de tus pecados y descansas en la obra consumada de Cristo, así también deja toda la carga de tu vida y servicio, y descansa en la obra interior presente del Espíritu Santo”.
“Entrégate mañana a mañana a la dirección del Espíritu Santo y continúa alabándole en reposo, rogándole que te dirija a ti y a tu día. Cultiva el hábito de depender gozosamente de él momento a momento y de obedecerle, esperando que te guíe, ilumine, censure, enseñe, use y haga en ti y contigo lo que desea. Cuenta como un hecho que él obrará en ti, aparte de la vista o los sentimientos. Solamente creamos y obedezcamos al Espíritu Santo como quien gobierna nuestra vida, y renunciemos a tratar de manejarnos a nosotros mismos; entonces el fruto del Espíritu aparecerá en nosotros, como él quiera, para la gloria de Dios”.

 

2 comentarios

lun

14

nov

2011

MENSAJE DE DIOS PARA TI HOY

Perspectiva para los tiempos difíciles

EFESIOS 3.19-21

Me gustaría hablar hoy acerca de las diferentes maneras cómo puede nuestra perspectiva impedir el logro de lo mejor que él quiere para nuestras vidas. Primero, nuestros procesos mentales en los momentos de dificultad pueden ser perjudiciales para nuestro éxito. En medio de la adversidad, es fácil que nuestra confianza vacile y quitemos nuestra mirada del Señor Jesús. Una vez que Dios deja de ser nuestro enfoque, el problema se magnifica. La negatividad puede vencer a la fe y aniquilar el ánimo. Entonces podemos estar tentados a claudicar, lo que obviamente frustra el plan de Dios para nuestro bien. Segundo, tendemos a ver el obstáculo en términos de nuestras propias fuerzas y recursos, en vez de los de Dios. El apóstol Pablo entendía claramente esto, porque dijo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Fil 4.13). La competencia y el amor del Señor son ilimitados. él nos dará todo lo que necesitemos. A menudo desaprovechamos lo mejor que Dios tiene para nosotros, porque vemos el obstáculo como un problema en vez de una oportunidad. Los obstáculos son una manera que tiene el Señor de demostrar su tremendo poder y aumentar nuestra fe. ¿Qué sucede cuando nuestro enfoque cambia a una perspectiva espiritual en cuanto a las dificultades? La tristeza se convierte en alegría, y experimentamos gozo. Cuando Dios dio instrucciones a Josué, le reveló que Jericó sería derrotada. Pero él no siempre muestra el panorama completo; a veces nos lo revela gradualmente. ¿Por qué razón? Para que aprendamos a confiar en él cada día; el Señor quiere que dependamos de su guía hoy, y le confiemos el mañana.

0 comentarios